Plan para aumentar la reutilización y reciclaje en la UE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
5
(2)

Este blog se basa en el comentario presentado el 16 de Enero de 2020 sobre “el nuevo plan de acción para aumentar el reciclaje y la reutilización de productos en la UE”. Este plan está dentro del Pacto Verde Europeo y de las diferentes acciones que se preparan para 2020, con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050.

De nuevo, la Comisión Europea apuesta por un futuro que cuente con la Sostenibilidad y la Economía Circular como motores de cambio.

COMENTARIO AL PLAN

Acelerar la evolución hacia la Economía Circular es importante y este Nuevo Plan será una herramienta imprescindible.

Fuente: Comisión Europea

Hay tres actores protagonistas en la Economía Circular: los ciudadanos, las empresas y las administraciones. Sin una participación equilibrada de los tres, no hay posibilidad de que el Plan tenga futuro. Por lo tanto, hay que oír a las tres partes y construir el Plan. Cada uno tiene sus necesidades y características, que puedan exponerlas y participar permitirá garantizar un futuro sostenible y circular para todos.

PRIMER PASO

El primer paso es la información, formación y concienciación de los tres actores, demostrando que este Plan es necesario para construir un futuro que garantice un progreso económico dentro de un marco responsable y sostenible. Si los tres no están convencidos de que es el camino, no hay camino. También se han de tener en cuenta los diferentes perfiles culturales que hay dentro de la Unión Europea.

  • Los ciudadanos tienen un papel importante con sus hábitos de consumo, sus actitudes frente a los productos y servicios que pueden utilizar. Han de reconocer y asumir que sus acciones tienen consecuencias sobre el entorno: social y medioambiental.
  • Las empresas ofrecen productos o servicios que requieren de materias primas, energía, agua y otros materiales que pueden tener diferentes orígenes y, por tanto, diferentes repercusiones a lo largo de la cadena productiva y ciclo de vida de aquello que ofrecen.
  • Las administraciones tiene un papel legislador y regulador sobre las acciones de la ciudadanía y empresas. Pero, más allá, deben tener una labor ejemplarizante. Así como establecer entre los tres “las reglas del juego”

SEGUNDO PASO

En un segundo paso, se han de plantear acciones para alcanzar los objetivos del Plan, dentro de un plazo temporal de 5-10-15 años. En esta parte, quiero diferenciar dos tipos de acciones. Unas que requieren un mayor esfuerzo inicial, pero con el paso del tiempo van desapareciendo, mientras que las segundas requieren de una implantación progresiva de menos a más.

DE MAS A MENOS

Las que necesitan de un mayor esfuerzo al principio y que irán desapareciendo con el avance del Plan,  pueden ser:

  • Ofrecer soporte y acompañamiento, técnico y económico, a las PYMES, ya que son el núcleo fundamental del motor económico europeo. La adecuación de las PYMES a la Economía Circular, con productos y servicios sostenibles y adecuados al nuevo marco que se presenta, les va a suponer un gran esfuerzo para el que no están todas preparadas.
  • Incentivos económicos o fiscales a los ciudadanos que fomenten la reutilización y reparación frente a la compra de nuevos bienes.
  • Acceso a herramientas que calculen huellas (carbono, hídricas, ecológicas) y análisis de ciclo de vida para empresas y consumidores, que les permitan evaluar y tomar las decisiones convenientes dentro del Plan.
  • Realización de campañas para la reducción de residuos (tanto industriales como sólidos urbanos). Hay que fomentar, en el caso de las industrias, la eficiencia de recursos y el mercado de materias primas secundarias (el residuo de uno es la materia prima de otro). En el caso de los ciudadanos, se ha de seguir un consumo responsable que minimice los residuos: alimentos, envases, papel, aparatos electrónicos,…, alargando la vida útil y eligiendo productos o servicios que lo faciliten.
  • Estas acciones necesitan profesionales que las lleven a cabo, por lo que en un inicio, se ha de hacer un gran esfuerzo en esta adecuación laboral y reestructuración de las actividades empresariales.

DE MENOS A MAS

Por otra parte, están las acciones que han de ser progresivas, con mayor peso según se avance en la consecución del Plan:

  • Todos aquellos productos o servicios que no cumplan los requisitos que proponga el Plan, deberán tener una mayor carga fiscal Así se podrá tener tiempo para la adecuación necesaria, pero de no hacerlo, la carga fiscal irá en aumento. Siguiendo la premisa de quien contamina, paga.
  • Unido a uno de los puntos del apartado anterior, el mercado de materias primas secundarias debe ir teniendo mayor peso en las actividades productivas. Para lo cual, se deberán eliminar o adecuar muchas las barreras legislativas existentes. Pero sin olvidar una correcta calidad de estas materias secundarias, sin esta garantía, no podrían ponerse en circulación.
  • Incorporación de ecoetiquetas e información en los productos y servicios, clara y sencilla, que permita a los consumidores reconocer y valorar el impacto que tiene optar por uno u otro. Un punto importante será medir el grado de reutilización, reparación o refabricación que tienen. También hay que considerar aquellos productos que no tengan la ecoetiqueta o provengan de países terceros que no la usan: deberían estar claramente identificados para el consumidor.

MAS ACCIONES PROGRESIVAS

  • Es necesario desarrollar una normativa y certificación que identifique y clasifique los productos, servicios y actividades según su impacto social y medioambiental. Es decir, cómo de “circular” es.
  • Otro punto a considerar en la reutilización y reciclaje de productos es el impacto energético que tiene en cada una de estas fases, así como verificar qué origen tiene esta energía (renovable o no). De este modo, se puede valorar qué efecto tiene la reutilización, reciclaje o compra de un producto nuevo.
  • Una forma de fomentar la reutilización es el uso compartido y establecer nuevos modelos de negocio que opten por la “servitización” y mayor tiempo de uso de los productos. Tenemos ejemplos en vehículos, electrodomésticos, equipos electrónicos,…, a lo largo de su ciclo de vida ¿cuánto tiempo están en funcionamiento? ¿un 5%, un 10%?, el resto del tiempo están parados. Para comprar uno nuevo a los 3-4 años. Esto es un consumo de recursos muy elevado e insostenible.

ECODISEÑO E INNOVACION

Muchas de estas acciones necesitan de otras que no se han comentado de forma concreta en este documento, por ejemplo el ecodiseño y la innovación. Los productos y servicios se han de diseñar desde el punto de vista de preservar los recursos que  forman parte de ellos o que se han utilizado en su producción, transporte, utilización y reciclado (análisis de ciclo de vida). El producto debe estar hecho para durar, reutilizar, reparar, refabricar y reciclar, ha de ser modular y fácil de actualizar. De esta forma se puede garantizar que los recursos utilizados se mantienen el mayor tiempo posible.

CAMBIO DE PARADIGMA

Por último, la cultura empresarial y la cultura del consumidor deben hacer frente a un profundo cambio.

  • Las empresas no pueden seguir dirigiendo sus esfuerzos a producir más y mejor, cumpliendo unos requisitos de calidad a unos costes mínimos, para que sus clientes adquieran un nuevo producto en 3-4-5 años, desechando el antiguo. Esto es economía lineal. Deben cambiar el modelo empresarial a nuevos negocios que mantengan el valor de los recursos usados, fomentando la reutilización, reparación y refabricación de sus propios productos. Implantar nuevos cálculos de costes, estrategias comerciales diferentes, fidelizando a sus clientes, ya que sus productos o servicios servirán de vínculo por medio de actualizaciones, reparaciones o sustituciones. De este modo se recuperan materiales y recursos, así como información del uso del producto que permitirá plantear mejoras en los nuevos diseños. Es responsabilidad empresarial extendida.
  • Los consumidores deben hacer un consumo más responsable, lejos de las compras compulsivas y sin sentido. Deben saber y valorar las consecuencias de adquirir un producto u otro, no solo por el coste económico, sino también por el medioambiental. Deben realizar un retorno correcto del producto cuando ya no lo necesitan: reutilizar reparar, refabricar o reciclar. Para esto deberán tener claras las diferentes opciones y elegir la más conveniente, realizando la separación en origen, que permite preservar el valor de los recursos utilizaos.

La Economía Circular es como una carrera de fondo (una maratón), es larga y con altibajos, pero lo importante es llegar a la meta y alcanzar el objetivo.

¿Te resultó útil este artículo?

Haz click en una estrella para valorarlo

Valoración media 5 / 5. Votos totales: 2

Sé el primero e valorar este artículo.

Deja un comentario