Economía Circular para no tan principiantes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
0
(0)

Hace ya un año de mi blog “Economía Circular para principiantes” y han pasado muchas cosas, podríamos decir que muchísimas.

Y LLEGÓ UN CORONAVIRUS

En nuestro entorno más cercano la COVID-19 nos han sacudido en lo más profundo, ha hecho tambalear nuestros apoyos más fuertes (o así los considerábamos) en la sanidad y en la economía. A todos nos ha afectado, de un modo más cercano o menos:

  • ¿Quién no tiene algún familiar o amigo que ha sufrido la COVID-19?, o incluso él mismo lo ha pasado con esa fiebre típica de una gripe, o sin apetito ni olfato, o con un profundo cansancio, o cualquiera de esos síntomas que hemos podido ver.
  • ¿Quién no tiene algún familiar o amigo que ha perdido el trabajo o forma parte de un ERTE a causa de la pandemia? Con un futuro incierto y sin saber cuándo podrá recuperar un mínimo de rutina que le devuelva tranquilidad a él y su familia.
  • ¿Quién no tiene un hijo que va a volver a estudiar con muchísimas dudas y algún que otro miedo?

Pues yo estoy incluido en todas esas preguntas y puedo responder que sí a cada una de ellas. Podríamos alargar la lista de preguntas e incertidumbres, pero no es el objetivo del blog.

1 AÑO DE ECONOMIA CIRCULAR

Después de situarnos en la “nueva realidad” que llamamos (no me termina de convencer el nombre), es importante revisar los cambios y evoluciones que también hemos tenido durante estos últimos 12 meses en la Economía Circular y muchos de los temas que están relacionados con ella. Por recordar algunos:

  • Pacto Verde Europeo: lanzado en Diciembre de 2019 por la Comisión Europea, es todo conjunto de medidas para alcanzar la neutralidad climática en 2050. 48 actuaciones en 10 temáticas diferentes, como ya pude comentar en un blog anterior. (Pacto Verde Europeo)
  • Nuevo Plan de Economía Circular: en 2019 finalizó el primer Plan y la nueva edición no se ha hecho esperar, aprovechando el empuje del PVE se lanza en Marzo de 2020. Vuelve a poner especial interés en sectores muy unidos al uso de recursos y con gran potencial de mejora en un entorno circular: plástico, textil, construcción, electrónica, alimentos, movilidad, ciudades.
  • Estrategia Española de Economía Circular: ha costado casi dos años desde la creación del borrador, pero ya la tenemos. Guarda ciertas similitudes con otras estrategias de nuestro entorno, pero sabe destacar peculiaridades de nuestros consumos y empresas. Necesitará de sus planes de acción, así como alinear las diferentes acciones que llevan a cabo las CCAA hacia modelos circulares. Mucho trabajo que hacer para esta década 2020-2030. Un pequeño resumen lo podemos ver en mi último blog.
  • Ley de Economía Circular de Castilla La Mancha: es la primera ley de este tipo que se realiza en España, aprobada en Noviembre de 2019. Ahora mismo se está desarrollando la Estrategia regional que verá la luz antes de terminar 2020.

UN IMPULSO GLOBAL

Estos son algunos de los puntos más importantes, pero van de la mano de diferentes actuaciones comunitarias, nacionales y regionales relacionadas con gestión de residuos, transición energética, nuevos modelos de negocio, políticas de acción sobre plásticos, modos eficientes en energía, materiales y agua,….

Es decir, a pesar de la crisis sanitaria y económica que estamos sufriendo y va a continuar con nosotros durante un largo tiempo (lo que va a suponer un cambio de usos y costumbres), la evolución a un modelo económico más sostenible, circular y respetuoso con nuestro entorno social y medioambiental, no se puede frenar.

No es que lo diga yo, es el camino marcado por la Comisión Europea, con el objetivo en 2050 y que va a liderar todas las acciones a nivel global.

YA NO SOMOS TAN PRINCIPIANTES

Me quiero unir a las evoluciones de este último año y dar un paso más en la “Economía Circular para no tan principiantes”. Quiero avanzar e introducir otras palabras que van de la mano de la Economía Circular cuando se habla de ella.

Me ocurre muchas veces, hablando con clientes, amigos y familiares, en el trabajo, en charlas, en conferencias. Los conceptos básicos de la Economía Circular son más o menos conocidos:

  • Eficiencia en el uso de recursos.
  • Regenerativo y concepto de cero residuos.
  • Reutilizar-reparar-refabricar, aunque el reciclaje sigue teniendo un puesto destacado.

Pero para avanzar y profundizar, todavía necesitamos de formación y apoyo. Con este blog quiero poner mi pequeña aportación y aclarar algunos conceptos más.

PALABRAS CLAVE

  • Hoja de ruta: para poder implantar la Economía Circular en nuestra empresa u organización, tenemos que marcar unos objetivos y acciones a corto y medio plazo. Esto nos permitirá ven la evolución, detectar desviaciones y extrapolar lecciones aprendidas al resto de la estructura. Sin esta hoja de ruta, daremos palos de ciego.
  • Sinergias: en la Economía Circular no estamos solos, ni debemos considerarnos una isla en el océano. Si lo planteamos así, fracasaremos. Debemos hacer red con empresas de nuestro sector y otras afines, con nuestros clientes y colaboradores. Mi residuo es la materia prima de otra empresa y viceversa.
  • Conocimiento compartido: el conocimiento es poder, me decían cuando empecé a trabajar. Así es, sin conocimiento no avanzaremos, pero no debe estar guardado bajo siete laves y lejos de mi competencia. Esto es parte del pasado. Puede chocarnos, pero tenemos que compartir nuestro conocimiento de una forma coherente. Es parte de la sinergia.
  • Transversal: ya lo he comentado en el blog anterior, pero es importante recordarlo. La Economía Circular nos incluye a todos, no es solo para algunas empresas o para la administración, no. En este mundo, más global que nunca, estamos todos (quizás esta pandemia nos lo recuerde). Por lo que la evolución hacia la Economía Circular es labor de todos. Independientemente del sector, actividad, organismo, sociedad.
  • Fiscalidad e inversiones: el cambio de modelo necesita de ayudas económicas que faciliten e incentiven la evolución. No tenemos que olvidar un concepto que conocemos “quien contamina, paga”. Hay que valorar cómo implantarlo, pero lo debemos tener presente. Ya hay sectores y países que lo llevan adelante.
  • Ciudades: más de la mitad de la población mundial vivimos en ciudades (y va en aumento). Me atrevo a decir que es el motor principal en el camino hacia la circularidad: consumo, movilidad, modo de vida, residuos, servicios. Como ciudadanos, la Economía Circular depende de nosotros.

Puede parecer complejo, pero el paso de un modelo de economía lineal a otro circular es así. Afecta a toda la economía e incluye a todos los sectores (sean productos o servicios), lo que debemos de tener en cuenta a la hora de tomar decisiones por parte de empresas, administraciones y consumidores.

La evolución hacia la Economía Circular no es una opción, ahora mismo es una necesidad.

¿Te resultó útil este artículo?

Haz click en una estrella para valorarlo

Valoración media 0 / 5. Votos totales: 0

Sé el primero e valorar este artículo.

1 comentario en «Economía Circular para no tan principiantes»

Deja un comentario

Cómo implantar la Economía Circular en mi empresa

¿Quieres saber cómo implantar la Economía Circular en tu empresa?

Te lo explicamos todo en este ebook.